Afronta los hechos

Si las licencias de software no es algo con lo que trabajes a diario, es probable que no sepas qué programas hay instalados en los ordenadores de tu empresa.