¿Cuáles son las competencias de BSA | The Software Alliance?

Dos preguntas que se hacen a menudo son si BSA | The Software Alliance está capacitada legalmente para visitar una empresa y si dicha empresa está obligada a cooperar.

Por eso es importante distinguir entre dos tipos de visitas a empresas:

1- Voluntarias: En este caso, BSA ofrece consejo y ayuda a las empresas que, voluntariamente, quieran organizar su gestión de licencias de software correctamente. Este tipo de visitas son totalmente voluntarias y pueden ser rechazadas. Sin embargo, la intención de la BSA no es otra que ayudar a la empresa en cuestión.

2- Registros judiciales: El otro caso se deriva de acciones judiciales que la BSA, basándose en una extensa investigación previa, y en base a las pruebas obtenidas, solicita a los juzgados competentes, tras llegar a la conclusión de que una empresa continúa disponiendo de software sin licencia (a pesar de las numerosas campañas e iniciativas de la BSA). En este caso se actúa de la siguiente manera:

La BSA realiza investigaciones en nombre de sus miembros para detectar posibles infracciones contra la propiedad intelectual relativas al software que se ha desarrollado y comercializado con licencia por parte de sus fabricantes.
Si existen causas justificables para creer que ha habido una infracción contra la propiedad intelectual por parte de una empresa (que dispone de software sin haber comprado licencias), BSA | The Software Alliance puede solicitar una orden judicial, en nombre de los propietarios de los derechos (los miembros de la BSA que han desarrollado el software), para obtener la correspondiente indemnización por daños y perjuicios, y, adicionalmente, que el juzgado ordene a la empresa infractora cese en el uso o copia de programas sin licencia. Con el permiso obtenido por medio de la orden judicial, la empresa en cuestión recibirá la visita, sin previo aviso, de un representante de la justicia acompañado por expertos en informática. En este caso, la empresa está obligada a cooperar al existir la orden judicial. En algunas ocasiones la BSA puede iniciar también procesos penales, si se dan las circunstancias para considerar que infracción alcanza la categoría de delito contra la propiedad intelectual. En estos casos, es obligatoria colaborar con la justicia y dar cumplimiento a la orden judicial, facilitando cuantas pruebas se establezcan en la misma para esclarecer la infracción y su volumen.

Decenas de empresas están sujetas a estas investigaciones judiciales año tras año y se ven obligadas a afrontar pagos en concepto de daños y perjuicios, adicionales a la regularización y compra de licencias que reemplacen a las copias ilegales detectadas como consecuencia de un registro judicial.

De acuerdo con estudios independientes de la agencia de investigación internacional IDC, el 44% del software empresarial en España se sigue usando de forma ilegal estando muy por encima de la media de EU que es del 29%.